Vacuna Covid: Pfizer, BioNTech y el principio del fin?

 

En un comunicado de prensa del 9 de noviembre, Pfizer presentó una vista previa de los resultados del estudio de Fase 3 de la vacuna contra el covid, que se desarrolló en conjunto con la empresa alemana de biotecnología BioNTech. Con una eficiencia estimada del 90% y el inicio de la campaña de vacunación posiblemente ya en enero de 2021, hay luz al final del túnel. Pero quedan algunos obstáculos.

¿Cómo se determina la eficacia de la vacuna?

Todos los estudios de fase 3 actualmente en curso para las vacunas Covid siguen el mismo procedimiento. Los participantes del estudio (alrededor de 45 000) se dividen a ciegas en un grupo de placebo y un grupo de tratamiento. Ni los participantes ni los científicos saben quién está en qué grupo. Los participantes siguen su rutina diaria normal y se reportan a los centros de estudio en caso de efectos secundarios y en caso de infección comprobada por Covid. Si se detectan suficientes infecciones de Covid, se realiza un análisis intermedio (IA) para determinar cuántos pacientes había en el grupo de tratamiento. Durante la IA después de 94 casos, Pfizer ahora pudo determinar una eficacia del 90 %, lo que indica que al menos 85 de los pacientes estaban en el grupo de placebo y un máximo de 9 en el grupo de tratamiento, un logro notable.

¿Qué tan rápido se puede distribuir la vacuna?

Estados Unidos y la UE ya han pedido la vacuna a Pfizer. Pfizer tiene previsto producir 50 millones de dosis para 2020 y 1.300 millones de dosis para 2021. Se trata de una vacuna de dos dosis, por lo que a finales de 2021 podrán vacunarse unos 600 millones de personas, un poco menos que la población de la UE y Estados Unidos, pero probablemente lo suficiente como para detener la pandemia al menos allí. Tomando como escenario la pandemia de gripe porcina, parece muy posible que entre el 5 y el 10 % de la población de los países occidentales sea inmunizada cada mes. Sin embargo, quedan dos desafíos: la vacuna de Pfizer debe almacenarse y transportarse a -70 °C, lo que requiere el establecimiento de centros de vacunación centralizados con el equipo adecuado. Además, la inmunidad no se establece hasta 7 días después de la última dosis de la vacuna, que se administra 28 días después de la primera dosis. Así, transcurre más de un mes entre la primera inyección y la inmunidad. La vacuna también debe probarse y aprobarse por separado para niños.

¿Qué más puede salir mal ahora?

Aunque actualmente el nivel de sufrimiento de la sociedad y de la economía es muy alto, no se debe tirar al niño con el agua del baño. Debido al largo tiempo que transcurre entre la inyección de la primera dosis y la inmunidad, probablemente sería imprudente iniciar la campaña de vacunación antes de las reuniones familiares en Navidad, porque se corre el riesgo de adormecer a los vacunados con una falsa sensación de seguridad. Sin embargo, dado que el personal médico, las fuerzas de seguridad (policía, servicios de emergencia, etc.) y los residentes de hospitales y residencias de ancianos son vacunados primero de todos modos, este riesgo no es demasiado alto. No obstante, las medidas de distanciamiento social caracterizarán la mayor parte de 2021. La menor conciencia de los riesgos, la perspectiva de una vacuna y la fatiga pandémica ya generalizada podrían conducir a un aumento en el número de casos y, eventualmente, a confinamientos adicionales.

¿Las mutaciones amenazan la eficacia de la vacuna?

La variante du virus muté récemment transmise des visons aux humains au Danemark montre 5 mutations dans la protéine de pointe sur l’enveloppe du virus, ce qui est crucial pour les vaccins, mais il n’y a pas encore de raison de s’inquiéter a propósito de eso. Por un lado, el brote de esta variante todavía se limita a una pequeña área en el norte de Dinamarca, e incluso si se propaga más ampliamente, en el peor de los casos solo se puede esperar una reducción de la eficacia de la vacuna al final de la hora real. De hecho, las nuevas mutaciones en la proteína del pico podrían conducir a una eficacia significativamente reducida, pero incluso entonces, la plataforma desarrollada por BioNTech puede adaptarse para futuras variantes de virus y aprobarse más rápido (similar a la vacuna contra la gripe). Con todo el entusiasmo que rodea al posible final de la pandemia, no se debe pasar por alto el innovador desarrollo de la primera vacuna de ARNm humano del mundo. BioNTech no solo ha dado paso a una nueva era en el desarrollo de vacunas, sino que también es probable que estos avances den sus frutos en el campo de la investigación del cáncer.

Nota legal:
Las predicciones no son un indicador fiable del rendimiento futuro.

Comparte en Redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.